viernes, 20 de marzo de 2009

yo también quiero ser bodeguero

(mensaje número 610)
.
Bodeguero, según el Diccionario de la Real Academia Española, es el dueño de una bodega de vinos y (como segunda acepción de la palabra) la persona que tiene a su cargo la bodega. Bueno pues, a pesar del escaso "glamour" que parece tener esa condición a la vista de su definición lingüística, a mí me gustaría ser "bodeguero".


Aunque, eso sí, no se trata de que quiera ser el dueño o encargado de una taberna. Yo lo que quiero hacer es lo mismo que multitud de famosos y famosillos (la inmensa mayoría de ellos del mundo del cine y/o de la canción. Vamos, pertenecientes a eso que siempre hemos llamado "la farándula"). Porque, de lo que no hay ninguna duda es que ser "bodeguero" está de moda.

Así, además de Antonio Banderas que acaba de entrar "a lo grande" (adquiriendo el 50% de una bodega en la Ribera del Duero, a la que le ha cambiado el nombre y ahora se llama "Anta Banderas") o la anterior entrada en este "mundillo", el cantante Sting, la breve y no exhaustiva lista de marcas personales que han hecho este "maridaje" convirtiéndose en bodegueros, estaría formada por el cantautor Lluís Llach, el diseñador Roberto Verino, el actor/productor/presentador/showman Emilio Aragón, el director y productor José Luis Cuerda, el humorista/showman Gran Wyoming (es socio de la cooperativa vinícola toledana Campo de Obispos), el presentador Bertín Osborne, el actor, promotor y director teatral Manuel Manzaneque, el periodista Carlos Herrera, el campeón de rallys Carlos Sainz, el periodista de "El Mundo" Víctor de la Serna, el escultor Lorenzo Quinn, el torero José Ortega Cano o la diseñadora Amaya Arzuaga.

No está mal la lista, ¿verdad? Pues hay más, muchos más: Los actores Juan Echanove e Imanol Arias, el periodista de TVE Sergio Sauca, los futbolistas Luis Figo, Ronaldo y José Antonio García Calvo y el empresario Fernando Martín, son accionistas (junto a la familia Moro) de las Bodegas "Cepa 21". Los futbolistas Emilio Butragueño, Manolo Sanchís, Míchel, Martín Vázquez y Karanka, el ex jugador de baloncesto Antonio Martín, el tenista "Pato" Clavet y el cantante Miguel Bosé, entre otros, participan en la bodega "14 viñas". Y seguro que hay más nombres.

Por otra parte, si hablamos del ámbito internacional tenemos ejemplos como los protagonizados por Francis Ford Coppola, la actriz porno Savanna Samson (su nombre real es Natalie Oliveros), el ex futbolista francés David Ginola, Maradona, el actor Christopher Lambert, Bob Dylan, Gérard Depardieu, los Rolling Stones, el golfista surafricano Ernie Els, los cantantes Cliff Richard, Sting, Madonna, Luis Miguel, ... o, en su momento, gente tan conocida como Frank Sinatra, Barbra Streisand, Neil Diamond, Elvis Presley y Marilyn Monroe, que nos sirven para comprobar esa extraña atracción entre marcas personales "famosas" y el mundo del vino.

Vamos que, con esta pequeña cantidad de nombres que he incluido supongo que ya no te quedará ninguna duda de que esto de ser "bodeguero" está de moda; pero, por si acaso te queda alguna duda, aquí te dejo el último dato: el año pasado, el futbolista David Beckham le regaló a su esposa Victoria Posh una bodega por su cumpleaños. La finca le costó más de 1 millón de dólares y se encuentra en el célebre valle californiano de Napa.

Y, al llegar aquí se me ha venido a la cabeza una pequeña duda: ¿no será esto de las bodegas, la "versión masculina" de las líneas de perfumería y cosmética de las cantantes y actrices? En todo caso, sea eso o no, lo que parece evidente es que cuando alguien tiene una "marca personal" conocida (y mucho dinero en el banco, con el que no sabe qué hacer) empieza a "diversificar". Y ese es el "quid" de la cuestión. Por eso es por lo que me gustaría ser "bodeguero": sería señal de que, previamente, he logrado las otras dos cosas. Jejeje

3 comentarios:

  1. Buen artículo, tiene su punto y está muy bien desarrollado, amén de la tupida información que ofrece en el tema.
    Un saludo.
    Rudy

    ResponderEliminar
  2. Y ese caprichito del Beckham, ¿de verdad se gastó más de un millón de dólares en el cumpleaños de la Posh?. Que fuerte.

    Un post muy curioso.

    Alejandro.

    ResponderEliminar
  3. Hola Paco!!!
    Puede que este de moda, si, pero no hace falta ser millonario para ser bodeguero, o por lo menos para tener tu pequeña viña... Si tienes abuelos o familiares que todavia vivan en el pueblo, a lo mejor alguna pequeña tierra les queda, en la que podrás plantar tus cepas, y mientras pasan 3 o 4 años a que la cepa crezca y puedas recoger una uva decente, te buscas un pequeño local, nave o lo que sea en dicho pueblo, que muy caro no te puede salir si es un pueblo alejado de todo.
    Y mientras pasa ese tiempo, pues tambien te haces un Máster en Enología, y así aprendes a elaborar tu propio vino.
    Esto que te cuento te parecerá una locura, pero es un caso real, lo he visto ir formándose todo poco a poco: crecer la viña, arreglar la cueva esa a la que llamaron bodega, recoger la primera vendimia, elaborar el vino, y ahora lo estamos bebiendo. :_)
    Un saludito y gracias por seguirnos

    PD: por cierto, no estoy de acuerdo con esta frase "¿no será esto de las bodegas, la "versión masculina" de las líneas de perfumería y cosmética de las cantantes y actrices?" ;_)

    ResponderEliminar